Fundación Casa Ducal de Medinaceli

Otros monumentos

Otros monumentos


Palacio Ducal de Medinaceli

Sepulcros de la Casa de Ribera

Castillo de Feria

Castillo de Nogales

Castillo de Salvaleón

Castillo de los Condes de Castellar

Palacio de los Cobos

Castillo de Sabiote

San Miguel das Penas

Fortaleza de Torés

Fortaleza de la Mota

Palacio de los Acebedo
Castillo de los Condes de Castellar
 

Sobre un cerro de la localidad de Castellar de la Frontera en Cádiz, se alza el Castillo de los Condes de Castellar por su fisonomía, emplazamiento y adaptación al terreno representa uno de los escasos ejemplos de fortificación medieval, en la que la puerta principal da entrada a la villa y sus muros cierran todo el recinto. A través del patio de armas, se accede a un caserío interior, del que destaca la torre del Homenaje del Castillo.

Castillo de Sabiote
 

El Castillo de Sabiote fue construido entre 1538 y 1549 sobre una antigua alcazaba hispano-musulmana siguiendo las trazas de Andrés de Vandelvira quén convirtió esta forticación en un palacio renacentista para Francisco de los Cobos. Forma el castillo un recinto rectangular, con tres torres en otros tantos de sus ángulos. Sobresale el muro exterior de uno de los lados del rectángulo y en él hay una cuarta torre cercana al ángulo. El exterior tiene altos muros de sillería, coronados por un adarve con troneras y murales, escudos con casco y cimera, sostenidos por sirenas. Los escudos, las molduras que, formando ángulo, los protegen y corren por todos los muros y la puerta de pilastras con grotescos, sobre pedestales lisos, dan una nota de elegancia renaciente que contrarresta lo áspero de la fortaleza militar. Con una sola puerta de acceso, tras el puente levadizo, se accede a un mínimo patio triangular, en cuyo frente se ve un gran arco escarzado, cuyas dovelas contienen figurillas con carteles y una calavera en la clave. Una escalera, construida en el muro, permite subir al adarve. Bóvedas de cañón en bajada, otras normales y difíciles acuerdos muestran la pericia de los arquitectos del Renacimiento Andaluz, en el corte de la piedra en su afición a planear y resolver complicados problemas. Un gran salón es casi el único resto de su interior.

San Miguel das Penas
 

La Torre de San Miguel das Penas se encuentra en el término municipal de Monterroso (Lugo), es el pazo más representativo de la Comarca de Ulloa y de la provincia de Lugo y el que mejor conserva los rasgos originales de sus diferentes funciones militares y agrícolas, ya que es producto de la agregación de diversas edificaciones desde la alta Edad Media hasta el siglo XVIII y, en muchos de sus muros, se conservan las más significativas pinturas murales de contenido profano de Galicia así como inéditos esgrafiados. Como casa y solar del linaje de los Arias Conde, su señor a fines del Siglo XIV era Suero Arias, tronco conocido de los sucesivos señores de San Miguel das Penas.

Ampliar información

Palacio Ducal de Medinaceli
 

La Plaza Mayor de la villa de Medinaceli, en la provincia de Soria, primitivo solar de la Casa Ducal, está presidida por este palacio erigido a principios del siglo XVI y reformado en el primer cuarto de la siguiente centuria por el arquitecto mayor del Rey, Juan Gómez de Mora, a quien, en 1623, le encarga la obra el VII Duque de Medinaceli, Antonio Juan Luis de la Cerda.

Palacio de los Cobos
 

La reforma de este palacio que ampliaba la antigua casona en la que vivían sus padres, la inició don Francisco de los Cobos, Secretario Universal de Carlos V, a partir de 1530. Más que para residencia, su propósito era dejar constancia en su ciudad natal del prestigio alcanzado por quien había salido de ella como simple hidalgo. Esta ampliación forma parte de un proyecto ambicioso que contemplaba además de esta casa para la vida, otra para la muerte, la Sacra Capilla del Salvador, un monasterio y una Universidad. Cobos encargó el proyecto de ampliación a Luis de Vega, arquitecto castellano que pocos años antes había dirigido las obras del palacio que poseía en Valladolid, junto a San Pablo.

Castillo de Feria
 

Esta antigua fortaleza medieval situada en la cota más alta del término municipal de la villa de Feria, la sierra que lleva su nombre desde donde se domina toda la comarca de la Tierra de Barros, perteneció a los señores, condes y duques del lugar desde su construcción en el siglo XIV. El conjunto fortificado está compuesto por dos recintos que totalizan casi 7.000 metros cuadrados de superficie en forma casi rectangular. Toda la fábrica es de mampostería y hacia el exterior de las murallas avanzan los cubos y torres que constituye su sistema defensivo.

Castillo de Salvaleón
 

Este castillo, ubicado en la localidad pacense de Salvaleón, tiene su origen en el siglo XIII, aunque fue objeto de importantes reformas a lo largo de los siglos, en distintas fases, sobre todo durante el siglo XV y en el XVII, perteneciendo a los dominios de la Casa de Feria. En la actualidad solo se conserva la Torre de Homenaje y parte de sus murallas. La torre está situada al oeste del edificio y parece defendía la puerta de acceso junto a un cubo cilíndrico, un lienzo de muralla, otro cubo orientado hacia levante y otro lienzo más que mira hacia el sur.

Castillo de Nogales
 

El castillo de Nogales se contruyó, según una inscripción sobre la puerta de la torre, entre los años 1458 y 1464, por mandato del entonces Señor de Villalba don Lorenzo Súarez de Figueroa, primer Conde de Feria, aunque fue su hijo Gómez, quien finalizó las obras. El castillo se eleva dominando el territorio de la localidad de Nogales, provincia de Badajoz y constituye uno de los mejores ejemplos de arquitectura militar. Fue terminado en 1483, como reza en una lápida sobre su puerta principal de acceso. La estructura de la fortaleza es la de un cuadrado con sus cuatro cubos en los ángulos y una gran torre cuadrada en el centro, rodeado de un foso, que aún se conserva en la actualidad, al igual que el muro perimetral, que lo circunscribía. La muralla está almenada y decorada con doble fila de ladrillos con canecillos y sus muros están calados de saeteras y troneras. Su portada tiene arquería apuntada, rodeada de imposta, a la que se superpone un alfiz con el escudo de armas. La torre estaba dividida en tres pisos, con vanos en todos sus muros.

Palacio de los Acebedo
 

El Palacio de los Acebedo en Hoznayo, Santander, es uno de los conjuntos palaciegos más destacados de Cantabria.

Sepulcros de la Casa de Ribera
 

El Adelantado Mayor de Andalucía Per Afán de Ribera, fundador de la Casa de Ribera, ayudó a la construcción y dotación del Real Monasterio de Santa María de la Cuevas, fundado por el Arzobispo Juan de Mena a principios del siglo XV. Por esta razón, obtuvo el derecho de patronato que incluía el de enterramiento en la Capilla del Capítulo del mismo.  Poco más de un siglo después, su bisnieto, el I marqués de Tarifa, al regreso de su célebre peregrinación a Jerusalén, encargó en Genova, en el taller de unos marmolistas lombardos, Antonio María Aprile y Pacce Gaccini, una serie de sepulcros para honrar la memoria de sus antepasados que además de ser las primeras muestras del arte renacentista que vieron los sevillanos, es  uno de los conjuntos más bellos de la escultura funeraria del Renacimiento.

Fortaleza de Torés
 

La Fortaleza de Torés, situada en la sierra de Cebreros que separa Galicia del Bierzo, perteneció a la familia Ribadeneira-Bolaños que la labraron y engrandecieron. Así, incorporado al mayorazgo de los Marqueses de la Puebla de Parga, recaló posteriormente en la Casa de Camarasa.

Fortaleza de la Mota
 

La antigua fortaleza de La Mota, en tierras de Pallarés en el obispado de Lugo, perteneció a los Arias Conde y Ulloa, señores también de San Miguel das Penas y luego Marqueses de estos estados, ya entonces incorporados a la Casa de Condes de Amarante.