Hoy, 15 de julio de 2024

La casa está abierta de 9 a 18h.

Casa de Pilatos

Sevilla

El Palacio de los Adelantados Mayores de Andalucía, más conocido como Casa de Pilatos, fue construido esencialmente entre los siglos XV y XVI. Declarado Monumento Nacional desde 1931, este palacio, prototipo de la arquitectura civil sevillana, es una delicada síntesis de la tradición gótico-mudéjar de fines de la Edad Media y de las innovaciones del Renacimiento. La introducción de nuevas formas y gustos artísticos en la Sevilla de los Siglos de Oro debe mucho al proceso de construcción y ornamentación de este palacio y a su papel en la vida intelectual de la ciudad. Ello fue posible gracias a la privilegiada relación que, con Italia, mantuvieron sus promotores, los Enríquez de Ribera, desde el I Marqués de Tarifa hasta el III Duque Alcalá. En el siglo XIX, a raíz de la conversión de la ciudad en segunda corte con los Montpensier, experimentó unas reformas al gusto romántico que completan su pintoresca fisonomía.

Apuntes visuales

Considerado como el paradigma de palacio sevillano se ha ido construyendo y transfomando entre los siglos XV y XIX. Así, combina armoniosamente elementos góticos, mudéjares, renacentistas y románticos.

Historia

La historia de esta casa, en su doble sentido de edificio y de linaje, discurre casi en paralelo con el auge y la decadencia de la ciudad de Sevilla, en cuya historia, familia y palacio tuvieron un papel protagonista.

Promotores y artífices

Una nieta del marqués de Santillana, un devoto peregrino, dos virreyes de Nápoles y un pintor, maestro de Velázquez, son algunos de los artífices que han modelado este palacio.

En el cine

Cuartel general del ejército inglés en Jerusalén, residencia de un mafioso, palacio de los duques que se burlan de don Quijote, esta Casa ha servido de escenario a numerosas películas.

El palacio en privado

Situado en pleno centro histórico de Sevilla, en la frontera de la judería medieval y apenas a diez minutos a pie del núcleo Alcázar-Catedral, la Casa de Pilatos, el conjunto residencial privado mayor y más suntuoso de la ciudad, es un lugar privilegiado, único en Sevilla, para la celebración de pequeños y grandes actos privados. El palacio ofrece también la posibilidad de organizar visitas privadas, una vez cerradas las puertas al público, para conocerlo en exclusiva en grupos reducidos acompañados por un historiador del arte.